Deprecated: Function create_function() is deprecated in /var/www/vhosts/asselum.com/httpdocs/wp-content/plugins/revslider/inc_php/framework/functions_wordpress.class.php on line 240
Ensayos de Color de Asselum e Índice Espectral G | Artículos de Opinión
En la actualidad, existe una necesidad real de establecer pautas para la prevención contra la contaminación lumínica. Uno de los indicadores que permite evaluar de forma eficaz dicho efecto es el Índice Espectral G.

En Asselum se realizan ensayos de color para obtener el índice Espectral G. Acompáñanos en este artículo para descubrir la importancia de este parámetro y su relación con la contaminación lumínica.

La Contaminación Lumínica y el papel del Índice Espectral G

La iluminación exterior es imprescindible a día de hoy para cualquier entorno, ya que nos permite el desarrollo de actividades comerciales, productivas o simplemente lúdicas. Además de mejorar y garantizar la seguridad en muchos casos.

Sin embargo, con la llegada de la tecnología LED, el uso inadecuado de las instalaciones de alumbrado público, puede afectar negativamente las condiciones del entorno en el que se encuentre.

Por ello, es importante marcar unas bases a tener en cuenta cuando se proyecte luz. Todavía más, si lo que se pretende son desarrollar políticas de desarrollo sostenible.

 

Índice Espectral G - Luz Ámbar

Una medida de prevención contra la contaminación lumínica es el uso de fuentes de luz ámbar con una baja emisión de longitudes azules.

Algunas de estas premisas son:

  • Iluminar únicamente cuando sea necesario y donde sea necesario.
  • Evitar la emisión de flujo luminoso por encima de la horizontal
  • Emplear niveles de iluminación dependiendo del uso.
  • A través de análisis espectrales, utilizar fuentes de luz limitando la luz de longitud de onda corta (azules).

Un aspecto a tener en cuenta para mantener la calidad del cielo nocturno: la luz viaja a través de la atmosfera a más de 100km de distancia. De modo que la contaminación que se genera en una zona puede llegar a repercutir de forma muy negativa sobre otra. A pesar de que se encuentren alejadas entre sí. 

De los principios mencionados anteriormente, realizar un correcto análisis espectral de la fuente de luz, puede repercutir en nuestra instalación de forma positiva.

La curva de distribución de energía espectral es aquella que nos muestra la relación existente entre la energía emitida (eje de ordenadas) y la longitud de onda de la radiación (eje de abscisas).

Cada fuente de luz emite una radiación electromagnética distinta. Cada una tiene una curva de distribución espectral diferente que les otorga propiedades diferentes, con sus ventajas e inconvenientes. Por ejemplo, la curva de distribución espectral del sol tiene un espectro continuo mientras que las fuentes de luz de sodio, no.

Pero este parámetro por sí solo, no nos permite saber la cantidad de luz azul proyectada, que es la que mayor repercusión tiene sobre la biodiversidad y la salud hacia las personas, entre otras.

Es por eso que para cuantificar la cantidad de luz azul, se utiliza un indicativo llamado índice espectral G.

¿Qué es el Índice Espectral G?

El Índice Espectral G sirve como indicador para representar las características espectrales de una fuente de luz de una manera cuantitativa.

Índice Espectral G 2

El parámetro permite clasificar la fuente de luz en función de la relación entre la radiancia total emitida en el azul y la radiancia total emitida a la que es sensible el ojo humano.

El índice G se obtiene de la siguiente expresión:

Índice Espectral G 3

Dónde:

E: Potencia espectral de la fuente de luz en los límites de indicados en el sumatorio.

VFunción de sensibilidad para la visión fotópica del ser humano.

En función del valor de índice G se asocia a una de las siguientes zonas.

El índice espectral G se incorpora al futuro reglamento para la preservación de la oscuridad natural de la noche  frente  a la contaminación   lumínica. 

El objetivo: establecer los requerimientos ambientales asociados a las fuentes de luz en función de la zona lumínica en que los sistemas de iluminación se encuentren.

En la siguiente tabla se presentan dichos requerimientos espectrales:

Índice Espectral G 5

En definitiva, siempre que sea posible en las inmediaciones de zonas de protección como en el caso de zonas de observación astronómica, se recomienda utilizar fuentes de luz ámbar asimilables a fuentes monocromáticas. 

Comparación Espectro de Fuente de luz blanca y Luz Ámbar

Nuestro laboratorio realiza ensayos de color para obtener el índice espectral G en fuentes de luz. Para más información contacta con nosotros aquí.

 

Web realizada con el apoyo de

logo-accio